El mantenimiento de los espacios exteriores incluye no sólo las áreas verdes, sino también toda la infraestructura alrededor: caminos, puertas, rampas de acceso, iluminación, bancos, pérgolas, mesas de comedor, fuentes de agua para beber, sistemas de riego, fuentes y estanques artificiales, entre ...