Seleccionar la maceta ideal para tus plantas puede ser algo confuso o complicado, ya que tienes que conocer las necesidades y características de la flor o árbol para optar por el material correcto.

Además, tienes que ver si tu maceta se colocará al interior o exterior, debido a que hay una gran variedad de materiales como cerámica, metálicas, cemento, plástico, entre otros.

Un punto crucial que no debes olvidar es que cualquier maceta, sin importar el material debe tener un orificio en la base para drenar el exceso de agua.

Tipos de macetas

Cristal o transparentes

Son perfectas para flores delicadas como las orquídeas, ya que sus raíces necesitan recibir la luz del día.

Colgantes

Son elaboradas de plástico o fibra de vidrio, ya que deben ser ligeras para que no pesen demasiado. Con este modelo podrás decorar cualquier  espacio o inmueble.

Barro cocido

El barro cocido o terracota ayuda a que las raíces quedan bien afianzadas en la maceta, sin embargo, es un material que elimina de forma rápida el exceso de agua, por lo tanto, debe echarle agua a tus planta de forma regular.

Otro punto en contra de este material es su fragilidad, con cualquier golpe se puede romper.

Plástico

Son las macetas más conocidas y económicas, ya que son ligeras y mantienen la humedad durante más tiempo, se debe utilizar para plantas que necesitan tener el sustrato siempre húmedo.

Sin embargo, en temporada de mucho calor, este tipo de maceta se sobrecalienta, lo que no es bueno para las raíces de tu planta.

Madera

Son perfectas para exteriores, protege las raíces de las platas del frío de climas fríos. También le dan un toque perfecto a tu jardín.

Cemento

Estás macetas se colocan en exteriores, son resistentes a impactos, muy duraderas, soporta muy bien el calor y retiene la humedad del sustrato.